viernes, 25 de febrero de 2011

::a.la.orilla::

Quiero compartir contigo,
         te quiero transportar
                      a un bello lugar
                                      donde el mar es un suave manto
                                              formado por las lágrimas que he ido derramando
                                                        y los sueños que ahora restan congelados,
                                                                   pero que cumpliré, tarde o temprano...

Una escena completa:
                  conocimientos que varan hacia un puerto
  como ballenas buscando un lugar para encontrar a la muerte,
                                              en un cara a cara,
                                                     en un más allá
                                                 un paseo hacia la sabiduría
                                                      traspasando al otro lado de la muralla
                                                                                 de todo tipo de artistas transitada
                                                              y allí donde también nace la vida...

En una playa descontrolada, junto al mar
                   brindan en una taberna marinera,
                               todos aquellos malditos poetas:
                                                     aquellos que perdieron una gran parte de sí mismos,
                                                                    O un gran amor…
                                                      encallados en los tiempos en que su vida no fue fácil,
                                                          no se cansan de repetir su historia con fervor...

Mentes ingeniosas y a la vez atormentadas
                                          viven en mis hondas costas,
                                                rellenadas de arena rocosa,
                       con sus pies descalzos la pisan, una y otra vez
                             y con la sangre de las heridas
                                      alimentan el núcleo de este recóndito rincón...

Arenas rojas,
infectadas de pensamientos abruptos,
demasiado razonados
se oyen sus sollozos
a través del viento.
Llantos,
que acaban en silencios rotos...

                                                 ¡Pobres cadáveres!
                                                 Muertos en vida
                                                 Vida en mis sueños, cuál fantasía…

Algunos se pasean por la orilla
con la resaca de ron
como joya de aguamarina
piratas del desazón
van en busca de aquella voz femenina,
                               La mía…
                                           cuál diosa omnipotente,
                                                                siempre me muestro presente
                                                                             quiero aprender de ellos,
                                                                esos geniecillos atrapados
                                                                                             en la isla de mi mente…



0 dulces.dosis:

errare humanum est, perseverare diabolicum

myfreecopyright.com registered & protected