sábado, 19 de febrero de 2011

::hayqueseroptimistaalmenosunavezalasemana::

Hoy es sábado, 8 de la mañana...
me doy un chapuzón en esta cama
         rápidamente,
un estremecimiento se pasea por mi espinazo,
lo que viene a ser mi espalda;
le relato mis dudas, mis problemas
             le digo el lugar exacto dónde me encuentro:
mi querido atolladero...
¡cuánta paciencia tiene esta blanda almohada!
                          aunque ahora sus consejos no me aclaren nada.


Y de nuevo, sigo un punto de vista más amplio
                  me imagino en medio del camino
                        sin un alma, lúgubre, triste y frío:
               me transporto a aquellas situaciones en las que corro peligro,
  sólo yo sé rescatarme a mí misma,
                              constantemente me repito.....


En esta encrucijada
            se dividen los sentidos
                únicamente guiados por los latidos
                                  de este joven corazón.
Prosigo la marcha...
      intento ceñirme a la razón...


            Otra noche en vilo
en mi noche que es mañana
                   cuál solitario vampiro
                          sé que voy al revés del mundo...


Mi habitación se convierte en cueva
         y allí me escondo,
                 como un ser hediondo (así soy)
día tras día,
        cada minuto que pasa
más cerca del propósito
                aunque el camino lo guíe mi mente torturada
                                y todo, como siempre, por las dichosas circunstancias.


Ahora la almohada me dice que éste es el camino,
                                 ¡no hay más!
elegí esto. el miedo me sobrevino...
                me precipité: ¿corriendo riesgos al tirarme al vacío?
Y yo le digo, flojito...
                 que me hallo perdido
                             ya no sé dónde buscar,                                                
             de mis decisiones condenado
                                       ((no quiero que sea un destino fracasado...))
                                       (y ésto, se lo digo bien alto)


Me dice que aún tengo tiempo
                  es sólo si yo quiero
                  imprimirme el mapa
                                    tatuarme a fuego
            la palabra optimismo.


El almohadón me lo recuerda. Siempre.
                 Todo esto es por si caigo en el olvido.


0 dulces.dosis:

errare humanum est, perseverare diabolicum

myfreecopyright.com registered & protected