martes, 15 de febrero de 2011

::mihomenaje_a_Bukowski

Lees la guía
        de mi anatomía
Sigues los pasos:
           eres fuerte,
no vas a perder esta partida.
Desmuestras valor,
                     la suficiente autonomía.


Te invito: búscame la salida
             por ventanas sin cortinas
poco a poco me vuelvo de cera, paulatina...........


Obedece a tu hombría:
             hazme tuya
te grito, como en las novelas antiguas:
            -Tómame, poséeme
                              inmersa en un grito de aleluya.
            -Ahógame, hasta que emane el placer
                               hace tiempo condenado
                                         a guardar silencio.
Ahora nos deleita
          con su presencia
en forma de multiorgasmo:
         te abrazo con mis vaginales espasmos.


Y si me permites,
         congelaré el momento
antes de que tu falo lo fastidie
         volviéndose flácido.
El ímpetu cesando
              lentamente sin remedio
condenando el momento
                   más tierno y dulce
                                   que es sentirte todo mío:
                                                             bien adentro.


Evitando todo testamento
            sin palabras sonoras
                    ni contundentes,
ésta es la forma más bonita
                             preferible y (silenciosa)
      de quererme,
                 de sentirme....
que nuestros cuerpos se conozcan
                  intercambiando fluidos
            placeres en parte sustituidos
                     llenos de preliminares incansables:


ahora mi boca se vuelve frenética
                      ante esta genitalia,
                                 intento ser estética 
más no puedo controlarla 
           y tu dejas que yo haga:
                                 el momento se alarga....
Y sin ofrecer nada,
         de forma espontánea
                        se entrelazan nuestras pobres almas 
                                                   sudorosas, cansadas, agotadas........
El sentimiento carente
                      se vuelve firme,
se presenta ahora latente
                     dos músculos que empiezan a latir
                                 al son de los gemidos
-¡Cuánto griterío! ya sabes que mi boca es una escandalosa...


No puedo evitarlo,
                 me deshago
                        con tan sólo mirarlo:
     embriaguez pura y dura.


                       Momentos extraños
que terminan en un pub, en sus sucios baños. 
 Quizá tendré que cambiar mi tendencia
dejar que de otro color se tiña,
               no puedo con esta vehemencia
                          pero no puedo poner freno
                            me he metido de lleno
                                               que ya no distingo entre amor y sexo. 





0 dulces.dosis:

errare humanum est, perseverare diabolicum

myfreecopyright.com registered & protected