sábado, 14 de enero de 2012

de.2004:::

No somos nada entre tanto.
La reina del sur: de ojos castaños y cálidos.
De cabello cobrizo.
Con sus marcas, sus huellas y sus cicatrices.

De complexión, ni delgada ni rolliza.
De estatura interminable.

Y sonó el teléfono,
nada más sonar sabía que era él.

Tenía un punto,
un punto irónico,
un punto de sarcasmo,
un punto idealista
y a la vez realista.
Contradictorio,
con un punto mismo de irrealidad contrastada.

¿Y por qué supo que era él?
Por ese punto de intuición,
por ese punto macabro,
obsesivo,
un punto de naturaleza anormal.
Un punto cruel,
femenino,
siniestro.
Black lolita solían llamarla.
Un punto neutro,
intermedio,
entre toda aquella maldad.

Inocencia,
entre todas las meretrices.
Y allí se hallaba,
como una Fantine
entre su fantasía:
la reina del sur.

Entre todos y todas,
ella misma.
Entre punto y punto,
un vacío.

No hay nada más desafiante
que saber que no eres nada
como todo aquello que te rodea.

Dos emisoras a la vez,
dos mundos paralelos.



----Ya es la tercera vez que me paran por la calle y me preguntan cómo me llamo...-----




0 dulces.dosis:

errare humanum est, perseverare diabolicum

myfreecopyright.com registered & protected